Kintsukuroi…La belleza de la herida, del error, de la historia.

8-abril-2017

¿Porqué renunciar a parte de lo que somos?

Desde el mismo instante en el que entramos en conexión con la vida en este planeta, en nuestro nacimiento, lanzamos nuestro impulso vital al encuentro con la vida en todas sus manifestaciones.

Y las manifestaciones de la vida son extremadamente volúbles…a cada aliento que tomamos algo se va mutando dentro y fuera de nosotros. Nuestra historia está formada por grietas, ventanas de sabiduría que nos van transformando por el camino de la experiencia.

Somos las únicas criaturas sobre la faz de la tierra que tienen que aprender a acompañar el ritmo de la vida pasando…

 

 

 

A lo largo de nuestras preciosas existencias viviremos pedacitos de dolor, forjaremos heridas, y las guardaremos como preciosos secretos que nadie debe descubrir…No nos han enseñado el valor de la herida, la sabiduría de la grieta en el alma. No conocemos el lenguaje de nuestras fracturas.

 

Acompañemos al hilo dorado conector, sanador de fragilidades y roturas, acompañemos ese camino con nuestra consciencia. Si miramos hacia atrás, muy probablemente descubriremos que nuestras fracturas son las mismas que llevaron nuestros ancestros. Pasándonos el honor de sanarlos de unos a otros.

Kintsukuroi…la belleza de la herida, del error, de la historia

Cada herida, cada límite, cada freno…es un potencial humano en igual proporción. No se puede crecer sin integrar todo lo que somos, no podemos recortarnos y pretender Ser.

 

Cuando un alma se rompe un poquito, los hilos de oro de nuestro corazón salen a recomponer los trocitos, a curarlos con amor, a soldar la herida con oro..y después la pulen y abrillantan orgullosos de sus grietas. Cada vez que un alma se rompe un poquito y se deja amar…crece y crece en el amor y la sencillez, se expande la grandeza de su corazón más allá de los contornos físicos que la contienen. Y no sólo se embellece a sí misma con el hilo dorado del amor, sino que conecta con las heridas de otras almas también.

 

 

Kintsukuroi  es una técnica de origen japonés para arreglar fracturas de la cerámica con barniz de resina espolvoreado o mezclado con polvo de oro, plata o platino. Forma parte de una filosofía que plantea que las roturas y reparaciones forman parte de la historia de un objeto y deben mostrarse en lugar de ocultarse, incorporarse y además hacerlo para embellecer el objeto, poniendo de manifiesto su transformación e historia.(Wikipedia)

 

 

 

A lo largo de su existencia, cada ser humano será como éstas vasijas de Kintsukuroi. Aquello que buscas es aquello que has venido a ofrecer al mundo. Al unir tus pedazos fracturados, te transformas en otro recipiente con una valiosísima sabiduría añadida..

 

 

Luce con orgullo tus fracturas, tu historia..el camino que has recorrido. Tu vida.

 

ElviraLIFE COACH

Artículos Relacionados

2018 Año Espiritual, Los 4 elementos.

2018 Año Espiritual, Los 4 elementos.

Hoy es el primer día de un año que nos regala la oportunidad de reconectar con nuestra espiritualidad. De ponerla en orden y de limpiar el canal interno que nos conecta con ella. Como regalo para este primer día del año os dejo una recopilación sobre los chakras...

leer más
¿Y SI ME AMAS ASÍ?, dijo mi alma.

¿Y SI ME AMAS ASÍ?, dijo mi alma.

Una vez, me tumbé en mi cama pensando que no era capaz de sentir más dolor en el alma del que estaba sintiendo en ese instante..y en ese precioso momento vi esa belleza de la que hablo. En el silencio que provoca el dolor intenso, sentí como mi alma me alentaba a amarla en ese estado. ¿Y si me amas así?, me dijo.

leer más

La vibración atrae a iguales. AsÍ de sencillo.

El deseo está basado en la comparación, y la comparación genera frustración y emociones de limitación.

La vibración no se basa en comparación alguna sino en igualdad, y atrae por semejanza. Generando sentimientos de expansión.

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

  Acepto la política de privacidad.